BásquetbolBásquetbol InternacionalNBA

Zion Williamson ya siembra dudas en la elección a rookie del año

Todavía con algo menos de media temporada regular por delante, la NBA, sus aficionados y los amantes del mejor baloncesto del mundo se encuentran con una encrucijada protagonizada por dos tipos llamados a ser muy importantes en el desarrollo de esta liga en los próximos años. La elección del rookie del año nunca es nada fácil, aunque siempre suele haber un candidato claro al que seguir y del que confirmar las buenas sensaciones. Eso había ocurrido en esta campaña con Ja Morant, pero en el camino del de Dalzell se ha cruzado un terremoto llamado Zion Williamson, del que se sabía su potencial, pero que está registrando números históricos.

El ala-pívot de los New Orleans Pelicans había estado fuera de las canchas hasta hace apenas unas semanas, debido a una grave lesión de rodilla derecha por la que tuvo que pasar por el quirófano. Hasta principios de este 2020 el natural de Salisbury tendría imposible jugar y eso era algo desastroso para el que fue elegido como número uno del draft. El número dos, que fue Morant, ha aprovechado para mostrar sus credenciales y encandilar a todos los amantes de la competición. Sin embargo, ahora llegan las dudas porque su rival ha aterrizado con más ganas que nunca y con hambre por destrozar aros rivales.

Es lo que ha hecho en sus primeros cuatro partidos con Pelicans. Frente a Cleveland Cavaliers fue determinante con 14 puntos, una asistencia y nueve rebotes en 30 minutos. Datos que ya había dejado entrever en los enfrentamientos anteriores y que le convirtieron en el primer jugador de primera ronda capaz de anotar más de una decena de puntos y de tener más del 50% de efectividad en sus primeros cuatro partidos disputados. A base de triples y de un talento innato ha conseguido ya cifras que ni Michael Jordan pudo consumar en ese mismo periodo de tiempo.

No solo eso, sino que desde Lebron James, ningún jugador había conseguido generar más expectación en sus primeros partidos, y por supuesto se consumó como el hombre en hacer un mejor debut con New Orleans, superando a Anthony Davis. Así puede entenderse lo que Williamson puede llegar a conseguir si se lo propone y más en un equipo como Pelicans que está fuera de los playoffs y con muchos adversarios por delante en la lucha por entrar en esas rondas finales. Pero lo cierto es que la ilusión ha regresado y más tras ganar un partido clave como el de Memphis Grizzlies.

Por 28 puntos superó el conjunto de Zion al de Morant, precisamente, y recortó diferencias, puesto que Grizzlies son el equipo que marca la última plaza de playoffs. Williamson hizo 24 puntos en ese choque por los 16 de su compañero y adversario, seis rebotes frente a uno y tres asistencias frente a otras tres. En el cómputo global son 19.5 puntos, 8.2 rebotes y 1.7 asistencias de promedio por partido del de Pelicans, por 17.5 puntos, 3.4 rebotes y 7.1 asistencias del de Memphis. Cada uno pugnando por lo suyo y en su posición, pero la verdad es que hay debate abierto por ver quién será el mejor debutante de este año.

Los expertos y analistas de la NBA hablan de que será muy complicado que Morant no se lleve esta distinción, ya que Williamson llega arrasando, pero tarde. Por tanto, apostar por Morant sigue siendo una estrategia segura. De momento está muy por encima del resto, algo que podemos comprobar en las principales casas de apuestas. En Caliente, una de las mejores casas de apuestas deportivas de México, Morant se sitúa con un momio de -400, muy por encima de un Williamson que está en +500 en segunda posición. El resto de adversarios están muy lejos de estos momios, al igual que estaba Zion hace tan solo un mes. Ahora ha subido como la espuma y siembra dudas.

Zion Williamson

Todo ello, además, en un equipo en el que todavía no termina de encajar a pesar de todo. En una reciente derrota ante los Houston Rockets de un pletórico James Harden, el entrenador de los Pelicans criticaba que los compañeros no hubieran contado demasiado con Williamson para los minutos definitivos del choque. Alvin Gentry era así de crítico: “Zion no puede pasar cuatro minutos sin tocar la pelota en el último cuarto y eso depende de mí. Eso es algo que debo asegurarme que no vuelva a suceder”. Aunque el propio protagonista no quiso echarle leña al fuego y no entró en ningún tipo de crítica con sus compañeros.

Los siguientes meses serán claves en el devenir del premio al rookie del año. Morant sigue demostrando su regularidad y siendo importante ante equipos de todo el país norteamericano, mientras que Zion tendrá que demostrar si en partidos determinantes esos problemas de explosividad que aun arrastra le condicionarán. En el triple lo está compensando, algo que para un jugador corpulento es fundamental. El partido de las estrellas, para el que ambos están seleccionados, dejará entrever más cualidades de los dos. En New Orleans, el de Carolina del Norte, es la salvación para llegar a playoffs y seguir formando sociedad con hombres como Lonzo Ball, con los que ya ha firmado jugadas espectaculares.

Artículos relacionados

Botón volver arriba
Cerrar