Rugby

Mizael Loredo: «vas hombro con hombro a una guerra de 80 minutos»

La hermandad y el respeto hace al rugby un deporte de contacto único en el mundo.

En las próximas semanas presentaremos una serie de testimonios de jugadores que nos reafirmarán por qué somos Adictos al Rugby. Mizael nos cuenta su historia.

En el rugby no existe distancia o lazo que irrumpa la pasión por este deporte. Mizael Loredo nacido en Monterrey, representa a Cumiyais Rugby Club desde hace 11 años, cuando tomó un nuevo «estilo de vida».

Gracias a su hermano, el jugador regio ahora vive una de sus más grandes pasiones en el campo. Cambió las raquetas de tenis por los tackles, para ser parte de la familia de Adictos al Rugby.

«Cuando inicié en este deporte no tenía ni idea de qué era el rugby. Mis compañeros, ahora hermanos de equipo, me hicieron sentir parte del grupo desde la primera vez que me vieron».

«En ese momento supe que estaba en el lugar correcto y empezó a crecer mi pasión por este deporte», dijo para nuestra pluma.

La hermandad hace del rugby para Mizael un deporte único, en el que no importa el desgaste físico, ni emocional a la hora de medirse con el contrario.

«Son muchas horas de entrenamiento y de viajes; muchos golpes y sacrificios, disgustos, alegrías, emociones, todo junto al pisar el campo».

«Todo se resume en ese momento en el que caes y sabes que llegará un hermano, te levantará e irán juntos hombro con hombro a una ‘guerra’ de 80 minutos«.

Sin embargo, la «hermandad» del equipo «va mas allá del campo o del deporte, pues lo practicamos todos los días. Es un orgullo saber que puedes contar con ellos para lo que sea, en cualquier momento», mencionó.

De igual forma, Mizael Loredo destacó el respeto hacia el rival dentro y fuera de la cancha, pues es «otra de las claves del rugby».

«El respeto al contrincante después de la guerra que se vive en cada partido existe gracias al tercer tiempo, un momento de paz, alegría y convivencia de los dos equipos».

«Después de haberte golpeado, tackleado y lastimado todo termina en una convivencia en la que se olvida lo que pasó en el campo y se crean lazos de amistad. Sin duda por todo esto soy Adicto al Rugby«.

Artículos relacionados

Botón volver arriba