CONADEIPFutbol AmericanoONEFA

Aztecas vs UNAM, un encuentro para gritar

Aztecas de la UDLAP inician con el pie derecho

La gente va llegando, las cámaras se van posicionando en sus lugares, narradores, porras, banderas, todos listos, no hay inclemencia del clima que pueda desanimar esta gran batalla.

De pronto, al fondo del Templo del Dolor, vienen pasos que suenan como guerreros al grito de “Como Pájaros De Fuego“. El recinto completo guarda silencio, y el cántico comienza a erizar la piel de los presentes. El sonido local con todo clamor suena un estruendoso ”Señoras y Señores con ustedes los actuales campeones de la CONADEIP y vigente Campeón de Campeones, ¡LOS AZTECAS DE LA UDLAP!”

El silencio termina por desquebrajarse y el recinto completo corea el “Tomahawk” , todos excepto una parte del lugar que viste de dorado y azul, pitos al aire que al principio son de rechazo pero a la hora de salir su equipo al campo de juego se unen al himno de su universidad para finalizar los silbidos con un “ ¡Goya, Goya, Cachun, Cachun Ra, Ra, Cachun, Cachun Ra, Ra! Cual rugido de puma, hicieron retumbar cada metro del graderio que ocupaban e incluso haciendo dudar al resto de la sede si su equipo tenía los argumentos para imponerse a los auriazules.

La batalla daba inicio en el terreno, los guerreros aztecas fueron por todas desde el primer instante. Patada corta para recuperar rapído el balón, sin embargo el ovoide lo mantenián los pumas, los decibeles iban subiendo y los jugadores mostraron la casta que los caracteriza, con una pincelada de pase de Diego Ruiz, el conjunto local ponía los primeros 6 puntos para los locales y en un acto de atrevimiento tratarían de hacer una conversión, lo cual se vio frustrado.

El reloj avanzó a pasos agigantados, de pronto ya se transitaron las acciones por el segundo cuarto que quedó marcado por el levantamiento de una muralla verde que imposibilitaría que los auriazules pudieran reaccinar de alguna forma. Comandados por las figuras de Zumalacarregui, Robin González y Diego Ruiz, los Aztecas pusieron la balanza a su favor imponeindose 14-7 que con acciones complementarias del tercer capítulo pusieron un cuesta arriba de veintiun puntos a siete.

Para los locales, el contrario estaba roto, sin signos de vida. La afición en contra de su equipo, una defensa dormida que no preocupaba si quiere a la ofensiva azteca, los cordinadores perdían la cabeza y el tiempo apremiaba ya en el cuarto cuarto lo que parecío una oportunidad de revancha para los del pedregal se estaba tornando en una auténtica pesadilla, momento de brillar.

“Ya la presión de los Aztecas esta ahogando al conjunto universitario, van a capturar al Quarterback, escapa, se va 15 yardas y termina por barrarse. Daniel De Juambelz se viste de héroe y da el primero y diez a su equipo que los mantiene vivos en el partido” gritaron los narradores, ese relámpago dorado motivó a todo su equipo.

A la siguiente posesión desde el pateador hasta la línea defensiva salieron como fieras, tras una breve serie de los Aztecas que los arrinconaron al borde de un touchback. Regresó Daniel De Juambelz a los controles y puso a los chilangos tocando la puerta de la anotación, que a base de una jugada de poder, lograron hacer puntos y poner ya los nervios de punta. La fórmula se repetía una y otra vez al roce de la anotación para los de Insurgentes Sur.

Segunda y ocho por avanzar; dicen que el segundo piso es más rapido siempre y el receptor de los Pumas lo sabía al recibir el pase. En la banda se escuchó un “ya te cargó el payaso” por parte del defensor Azteca sin embargo, un salto del auriazul evitó su caputra y para los que estaban en primera fila quedó una postal combinada que gracias a la brisa y el lodo del campo, el brinco parecío en cámara lenta, el jugador cayó. De milagro otro contario lo sacó del campo, pero ya era una realidad primera y gol, 5 yardas separaban a los Pumas de una hazaña.

El mariscal en un acto de heroísmo trató de realizar la proesa, sin embargo se quedó a pulgadas, pero ayudado por su corredor de poder se ponían las cosas ya parejas.

¡Goya, Goya, Cachun, Cachun Ra, Ra,Cachun, Cachun Ra, Ra, universidad! Silenció la fiesta local, los guerreros Aztecas veían como su sobervia y orgullo caía.

El tiempo se agotó y los equipos se fueron jugar el todo por el todo en los tiempos extra.

El sartén por el mango lo tenián los Pumas, en la yarda 25 con la moral a tope. El timonel en campo manda pase hacia su costado derecho que con ambición buscaba a sus dos receptores en el área de anotación.

“Como Pájaros de Fuego” el cántico con el que entró la tribu verde, se reflejó en el cesped Joel López como tal arremetió e interceptó el balón que regresó la alegría a toda la afición verde, que al minuto en el campo con Diego Ruiz conectando con Kevin Correa les daría el Touchdown de la victoría.

27-21 terminaría un juego que en su tiempos anteriores era llamado el juego del siglo, y esa tarde del 2 de Septiembre no desmerecería ese apodo.

Mostrar mas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.